elciervo  taxidermia · pieles para decoración · cráneos · ciencias naturales

  
   inicio
   la empresa
   el taxidermista
  precios
   galerías
   dónde estamos
   noticias
   museo / exposiciones
   consejos útiles
   legislación
   homologaciones
   bibliografía / libros
   enlaces  
  contactar
  comprar en
  taxidermia.net
  taxidermia:
     mamíferos
     aves
     peces
  pieles para decoración:
     grandes (vaca, imit.. cebra..)
     pequeñas
   minerales
  entomología
  malacologia
  libros
  otros artículos
    (réplicas, cuadros, escultur.) 
  
 
 
  elciervo
   c/ provincial, 101
   17244-cassà de la selva
   (girona) · spain
   tel. (+34) 972 460 081
   horario:
    abierto de lunes a viernes
    de 9 a 13 y de 16 a 20 h.
    y sábados por la mañana.

 ¿Cómo se ha de desollar un trofeo de caza?

Generalmente el desollado de un trofeo de caza se realiza siempre demasiado deprisa. Esto no tiene importancia si lo que solamente se pretende es el aprovechamiento de la carne o de los cuernos. Si el propietario del trofeo desea aprovechar la piel o la cabeza para disecarla, tendrá que tomarse un poco más de tiempo. Dado que es bastante bajo el porcentaje de trofeos que llegan bien desollados al taller del taxidermista, me permito daros unas directrices básicas que se han de tener en cuenta.

Quien quiera conservar la piel, el desollado lo hará de acuerdo con la figura 1, intentando siempre no agujerear la piel.

Si lo que se desea es disecar la cabeza de un trofeo de caza mayor, la piel que se precisa será la que se señala en la figura 2, cortando la piel en redondo por detrás de las patas delanteras. Se ha de tener en cuenta que los trofeos nunca se rajarán por debajo del cuello más allá de la cruz de las patas delanteras, por lo que será preferible colgar de las patas traseras al animal para proceder al desuelle y poder extraer la carne del cuello. En los trofeos con cornamenta podrá hacerse una incisión por el dorso del cuello del animal.

He de subrayar que es un error muy común el abrir los trofeos por debajo del cuello, o el dejar los trofeos cortos de piel. Siempre es preferible que sobre piel.

En el caso de querer naturalizar un trofeo entero, se desollará como si fuera para piel, pero teniendo en cuenta igualmente que el cuello se habrirá por encima (por la parte superior del cuello) o no se abrirá, dependiendo de si el animal tiene cuernos o no los tiene.

Para acabar con el tema del desollado de trofeos de caza mayor, haré una mención a la preparación de cráneos, generalmente de animales con cornamenta. En este caso la piel no importa, pero prestaremos especial atención a no dañar la base del cráneo con un golpe de hacha mal dado. Siempre será preferible separar el cráneo de la primera vértebra usando el cuchillo.

Una costumbre bastante extendida entre los jabalineros y que se tendría que evitar, consiste en bañar los colmillos de jabalí en lejía, producto muy corrosivo y que daña el esmalte. Otra práctica equivocada es la de romper las mandíbulas para sacar los colmillos por detrás, lo que provoca -la mayoría de las veces- la rotura de los colmillos. Los colmillos de un jabalí de más de cuatro o cinco años, salen sin esfuerzo tras haber hervido bien. Rehusemos el uso de unas tenazas.

Las aves y los mamíferos pequeños y medianos (p. ej.: un zorro) no será necesario ni desollarlos, ni eviscerarlos. Y en todos los casos -también los grandes trofeos- será suficiente esperar a que se enfríen para llevarlos al taller de vuestro taxidermista o, si no fuera posible de manera inmediata, introducirlos en la nevera (máximo 2 días) o en el congelador (dependiendo del tamaño del animal, máximo 2 meses), con las plumas o el pelo bien puesto y dentro de bolsas de plástico para conseguir que mantengan la humedad y no se resequen. Los que seáis pescadores podéis seguir igualmente estos consejos para conservar vuestros trofeos de pesca.

Las bolsas de plástico y los sacos herméticos son un aliado a la hora de conservar una pieza en el congelador, pero su utilización es muy arriesgada para transportar un animal desde el lugar de captura hasta vuestra casa o hasta el taller del taxidermista. Un animal dentro de una bolsa de plástico atada, en el interior de un vehículo, es un claro candidato a sufrir una rápida fermentación. Otros factores negativos son las moscas, la sangre, el sol, las altas temperaturas, etc. Los síntomas de fermentación son: el mal olor; el vientre de color verdoso; el pelo salta al tirar de él; tiene gusanos en los orificios nasales, ojos, orejas, boca, pico o heridas; etc...

En verano, una pieza de caza es puede hechar a perder en una hora, y en invierno, con temperaturas bajas, la misma pieza puede aguantar dos dias sin que sea necesario el uso de la nevera o el congelador. No hay que confiarse.

Recuerde estos consejos y utilice el congelador. En caso de dudas, consulte a su taxidermista.

                                                                                                  © Salvador Pérez Moreno, artesano taxidermista.

volver al índice de consejos